Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti
nunez.jpg

El Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti es un estadio ubicado en el barrio porteño de Belgrano. En él juega como local el Club Atlético River Plate. Es el estadio dedicado a la práctica futbolística con mayor capacidad en la Argentina.

Tradicionalmente ha sido el lugar donde juega la Selección Argentina de Fútbol.

Inaugurado el 25 de mayo de 1938, lleva el nombre del presidente que decidió la construcción del estadio (Antonio Vespucio Liberti), aunque es popularmente conocido como "El Monumental". Se encuentra ubicado en Avenida Figueroa Alcorta y Avenida Udaondo.
Historia

En 1934, River llevaba 33 años de vida. Había obtenido un título amateur y otro en el profesionalismo. En esa época el Club ya era conocido como "millonarios" por sus costosas contrataciones. Era presidente Antonio Vespucio Liberti, en el primero de sus cuatro períodos. El estadio de Alvear y Tagle, donde jugaban, le quedaba chico al popular club.

El 31 de octubre de 1934 se compran los terrenos (83.950 m², 35.000 de ellos cedidos por la Municipalidad) donde se iba a levantar el nuevo estadio en Belgrano. Como por allí debía pasar la avenida Centenario como camino nacional, River quedaba exento del pago del afirmado.

El 25 de mayo de 1935 se colocó la piedra fundamental en el predio de avenida Centenario y Río de la Plata. El 1º de Diciembre de ese año la Comisión Directiva presentó a los socios, en una Asamblea Extraordinaria, los planos aprobados y la reseña detallada de las obras a realizar. Se obtuvo un préstamo de $ 2.500.000 del Gobierno y el 27 de Septiembre de 1936 se inició la construcción, bajo la dirección de los arquitectos José Aslan y Héctor Ezcurra. Así se fue ganando tierra al río. El costo inicial de la obra alcanzaba la cifra de $ 4.479.545,80, aunque se redujo unos 3 millones cuando la comisión resolvió suprimir en ese momento la edificación de la tribuna norte.

Un rasgo característico de la construcción fue que se optó por la fundación directa, a seis u ocho metros de profundidad, con excavación a cielo abierto, por permitirlo la estabilidad del terreno, y con achique por bombeo del agua que hacía irrupción. La construcción de las tres tribunas se realizó en dos años. Se ejecutaron 50 kms de gradas, con 26.000 m² de hormigón y una armadura de casi 3.000 toneladas de acero. Pocos años después, cuando estaba en curso la Segunda Guerra Mundial, el acero utilizado hubiera costado más de lo que costó todo el estadio, con capacidad para 30.000 personas.

Mayo siempre fue el mes de River por lo que también se lo eligió para la inauguración del nuevo estadio. El miércoles 25, cerca de 8.000 personas presenciaron la entrega de una bandera argentina y otra del club, costeadas por un grupo de asociados, y entonaron el Himno Nacional Argentino y la marcha del club.

Al día siguiente, la fiesta reunió a cerca de 120.000 espectadores. Después de diferentes actividades la gran tarde se completó con el partido disputado entre River y Peñarol de Uruguay, con victoria del local por 3 a 1.